Tratamientos

Miopía

Si sufre de miopía, el síntoma principal será una visión borrosa en la visión lejana, que puede ir acompañada de dolores de cabeza. Detectar la miopía con celeridad es fundamental, pues sin una graduación correcta, ésta tiende a aumentar, además, por supuesto, de la incomodidad que genera al paciente en el día a día.

Vista cansada

La presbicia o vista cansada hace referencia a la pérdida de capacidad para ver correctamente de cerca, como consecuencia de la pérdida de elasticidad en el cristalino. Lo más común es que suceda con el paso de los años, debido a la degeneración de éste y de la suma de una serie de malas prácticas y malos hábitos diarios.

Lente Intraocular Multifocal

Gracias a la lente intraocular multifocal, los problemas en la graduación de la vista se corrigen de forma permanente. Gracias a una pequeña y sencilla intervención, se coloca una lente fija en el globo ocular, mejorando su calidad de vida de forma notable, pudiendo prescindir de gafas y lentillas. Válido tanto para la miopía, como la hipermetropía, el astigmatismo y la presbicia.

Cataratas

Con el paso de los años, el cristalino va perdiendo su función principal. Esto se produce como consecuencia de una pérdida de transparencia en el cristalino, lo que se traduce en que percibamos los objetos de forma borrosa. Mediante una sencilla intervención, el paciente notará una clara mejoría, volviendo a percibir los objetos de forma nítida.

Hipermetropía

Por hipermetropía se conoce el defecto visual que impide ver con claridad y nitidez los objetos cercanos, o lo que es lo mismo, una dificultad en la visión cercana. Si bien es cierto que en pacientes jóvenes no afecta a la lejana, con el paso del tiempo ambas deficiencias suelen ir de la mano. La cirugía laser o la lente intraocular son soluciones duraderas muy a tener en cuenta.

Astigmatismo

En ocasiones, el hecho de presentar dificultad para enfocar objetos, independientemente de la distancia a la que se encuentren, suele ser consecuencia de estar sufriendo de astigmatismo. Esto ocurre porque la cornea presenta una curvatura anómala, causando esta deficiencia en la vista. El uso de lentes o la cirugía suele ser la solución a este problema.

Glaucoma

Es consecuencia de haber padecido una hipertensión ocular sostenida a lo largo del tiempo. Se acaba convirtiendo en una enfermedad crónica, que requiere de una detección precoz. Lo que sucede es que el nervio óptico se va lesionando progresivamente, consecuencia de esa hipertensión a la que no se le ha dado la importancia que merecía.

Degeneración macular (DMAE)

La mácula es la zona de la retina gracias a la cual somos capaces de percibir los detalles más sutiles. Por tanto, al hablar de degeneración macular estamos hablando de una enfermedad que afecta al campo central de la visión, y suele estar asociada a la edad, al paso del tiempo. Existen distintos tratamientos, dependiendo del grado de desarrollo.

Ojo vago (ambliopía)

Muy común entre los más pequeños de la casa. De hecho, es conveniente tratar al niño antes de los 7 años de edad. El ojo vago o ambliopía es fruto de una diferencia importante entre la capacidad visual de ambos ojos. Esto provoca que el niño utilice sólo el de mayor capacidad, quedando el otro anulado. Existen tratamientos correctivos con un grado de eficacia casi absoluto.